jueves, 31 de mayo de 2012

autorretrato en espejo convexo

Parmigianino. Autorretrato en espejo convexo

esta alteridad
este “no ser nosotros”
es todo lo que podemos ver en el espejo
por mucho que nadie pueda decir cómo ocurrió

john ashbery
un nosotros en el espejo

te muestro el libro recién comprado
aquel que me captó ayer
por perforarme en ese no ser nosotros

y hoy te bulle justo ahí
a 233 grados de calor
cuando el calor eran 265 grados fahrenheit

en un ecuador de frases perdidas
en la línea exacta de la inexactitud pronominal
        de ese nosotros y no otros

entonces lees en voz sentada      cocina      y alta
el párrafo-lágrima que cuenta la historia del retrato parmesanito
y por mucho que nadie pueda decir cómo ocurrió
descubro que leíste la misma línea
que yo desbrocé de azares empedrada
           alteridad esta que me decidió por estas páginas
           a cambio de un puñado de monedas

he encontrado en ti a mi parmigianino

me di cuenta con mi mano derecha en tu sien
mientras tu mano izquierda en mi sien
y mi mano derecha en el espejo de tu mano izquierda en mi sien

nuria ruiz de viñaspre

sábado, 19 de mayo de 2012

pandemia en la pecera

hay un humo denso sobre todas las cabezas nuestras. una fumarada blanca. no es contaminación atomosférica –o sí, también, no lo sé. llueve y mañana el sol atizará esta invisible lluvia que no tardará de nuevo en caer al mundo. todo sigue hasta que deje de seguir. pero este contagio humano. este contagio deshumanizante -pandemia de este siglo- un estado en guerra diferente. una infección humana. un ambiente intoxicante donde los unos se comen a los otros por aquella ley antigua del pez más grande devorando al pez más chico.

hoy la vida es un escaparate de impúdicas peceras. la gran vitrina del desafecto. un sálvese quien pueda en esa pecera sin ventanas. unas de-formas legislativas que nos enturbian la luz. un ojo por ojo y un diente por diente. un mundo ciego y después mudo. un egoísmo supino de creer que somos demasiados en la pecera y empujar al vacío de la superficie a ese vecino que cohabita aunque coma crías. un des-convivirnos. una crisis que desune más que une. un hoy de aceras donde crece el hambre en las esquinas. ese mismo hoy donde todo vale, hasta la sangre de ese hambre. y mientras tanto, allí afuera, más allá de este ser de hombres, más allá de esta pecera -escenario teatrado-, la naturaleza del mundo agonizante. y es una agonía que no alcanzamos a ver ni a oír, aplastados como están nuestros órganos en esta realidad tan cruda de peceras.

es como si le hubieran arrebatado los auriculares al planeta o a todos los peces de este mundo y no sintieran la música. como si ese planeta-pez, corazón con ventrículos y diástoles y sístoles estallara enmudecido. un irracional retorno a las cavernas...

necesitamos mucha más música aún dentro de la pecera

jueves, 10 de mayo de 2012

viernes, 4 de mayo de 2012

el vacío vertical

a veces parece
que estamos en el centro de la fiesta
sin embargo
en el centro de la fiesta no hay nadie
en el centro de la fiesta está el vacío

pero en el centro del vacío hay otra fiesta

roberto juarroz [poesía vertical]